Ciclón Cubano, un fenómeno musical


BY SARAH MORENO

A Alfredo Flores y a Ernesto Planas no “se les fue la guagua”, como dicen en el video del que es quizás su tema más conocido, La vida es así. A los cantantes del grupo Ciclón Cubano, que llevan una década en Italia y este fin de semana traen su mezcla de reggaetón, bachata, salsa y timba al club KímbaraCumbara de la Calle Ocho, no les va esta frase popular cubana que, entre otras cosas, quiere decir que alguien “deja escapar una buena oportunidad”.
A Flores, cienfueguero y graduado de guitarra eléctrica de la habanera Escuela Nacional de Arte (2001), lo conocían en la capital cubana como “el loquito de la guitarra” por su manera “agresiva” de tocar este instrumento cuando integró los grupos de Manolín, “el médico de la salsa”, y Paulito FG. Planas, por otra parte, es “más tímido y noble”, según lo describe su amigo Flores, quien en esta entrevista –y posiblemente en todas– es el que más habla. Pero, juntos, forman un buen equipo que une lo mejor de los dos.
“Somos bastante espontáneos en el escenario. A veces nos miramos e improvisamos”, señala Planas, que desde muy joven se entrenó en magia y llegó a ser una figura del cabaret Tropicana en Santiago de Cuba, su tierra natal.
De allí partió para Italia, enamorado de una italiana que hoy es su esposa. Fue en ese país, luego de triunfar como animador en las discotecas de la Riviera Romañola, que conoció a Flores –quien había llegado como pianista en una gira patrocinada por una marca de cerveza– y decidieron formar Ciclón Cubano.
“El ciclón es un fenómeno natural que nace en el Caribe y baña República Dominicana, Cuba y la Florida, y nosotros, musicalmente, tratamos de tocar las mismas tierras que toca un ciclón”, define Flores, que reconoce que éste es “un nombre comercial, que da la idea de fuerza y potencia, pero es muy importante también mencionar el aspecto positivo de este fenómeno, que baña con su agua diferentes culturas”.
El grupo lanzó en el 2006 su primer single, Vuelvo, y en el 2008 Dímelo ya, un disco hecho a la medida del oído europeo. La semana pasada salió al mercado su nuevo trabajo discográfico, La niña quiere, con el que buscan darse a conocer en su isla y entre los bailadores de todo el mundo.
“La niña quiere es casi todo reggaetón cubano. Tiene el tumbao del son y los efectos de la timba, revolucionado con la música de los años 90, y la maquinaria electrónica de los boricuas”, adelanta Flores, que considera que la mezcla de géneros les permite mostrarse más versátiles en sus shows.
Gracias a su amistad con “personajes de las grandes ligas de la música cubana” –según Flores–, el grupo logró traer al disco a figuras populares en la isla como Randy Malcolm, percusionista de La Charanga Habanera (La niña quiere); Julien Oviedo, a quien por su pequeña estatura y capacidades vocales llaman “la pequeña máquina de talento”, en el tema de sonido pop Mujeres; y a Damián Aguirre, de Los 4, en Le gustan los cubanos, cuya letra tiene “una temática realista”.
“En Europa encontramos muchas cubanitas que se van con un novio italiano y tratan de tener su familia, pero como `el vena’o tira pa’l monte’, ellas prefieren a los cubanos”, explica Flores sobre el sentido de la canción.
“Adoro a las cubanas, porque están hechas para los cubanos”, comenta Flores, quien, al igual que Planas, tiene una familia en Italia, país que considera “la metrópolis de la salsa en Europa”.
“En el sur de Italia –Sicilia, Cerdeña y Nápoles–, prefieren la música cubana”, informa Flores, explicando que allí existen numerosas escuelas de baile al estilo cubano.
Ciclón Cubano también incluyó en este nuevo disco un homenaje al fallecido intérprete Polo Montañez con Camínala, cuya primera parte es un cover del famoso tema de Montañez Montón de estrellas.
“Creo que tenemos la bendición del difunto, porque cuando lo cantamos se llena la pista de baile”, cuenta Flores.
Sin embargo, el cantante reconoce que el tema que de seguro le solicitarán es La vida es así, que Ciclón interpretó en este disco y grabó en video el año pasado junto a Baby Lores, una estrella del reggaetón en Cuba, que ha politizado su imagen al usar la iconografía de la Revolución (boina con foto del Ché y tatuaje con el rostro de Fidel Castro).
“No veo profesionalismo en un artista que mezcla la política con la música. Nuestro trabajo es lograr que la gente se divierta y se vea reflejada en las historias que contamos”, opina Flores, que conoció a Lores “cuando ambos tocábamos en el grupo infantil Ismaelillo”.
En ese mundo de pistas de baile que el grupo busca, ¿cómo se termina la frase que da título al disco, La niña quiere…?
“Ciclón Cubano, por supuesto”, dice Flores, añadiendo que Planas es “un divo que embobece a las mujeres”. •

Fuente: elnuevoherald.com

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: