Rubén Blades: el ex ministro vuelve a la tarima de la salsa


Después de cinco años de servicio público como ministro de turismo de Panamá (2004-2009), Rubén Blades confiesa que no tenía ni idea de lo que sus seguidores podrían querer oír en una gira suya.

Así que, cuando decidió salir de gira por el mundo, presentando un show que resumiera su carrera musical al lado del grupo Son del Solar (antes Seis del Solar), definió su repertorio “de una manera más democrática”: invitó a votar a las cerca de 40 mil personas registradas en su página rubenblades.com entre una lista de casi 200 canciones.
“Mirando la popularidad armamos el repertorio -explicó el cantante-. De lo contrario, habría sido imposible para mí crear el show, porque son demasiadas”.
Blades, nacido el 16 de julio de 1948, se graduó en derecho y ciencias políticas mucho antes de ser conocido como músico y ponerle su sello a álbumes míticos del género como Siembra -al lado de Willie Colón, con quien dio sus primeros pasos en el camino de la fama-. Tiene una maestría en leyes en Harvard y este año empezará un doctorado en Sociología en la Universidad de Columbia. Ha hecho más de 30 películas, grabado más de 22 discos y, según cuenta, ha compuesto más de 200 canciones. Está casado y no tiene hijos: “La vida que yo llevo no es para eso”, dice. Y después de sus años como ministro afirma estar dedicado por completo a la música.
Blades, que ya ha llevado su show en vivo por más de 20 ciudades -desde Nueva York a Montevideo-, estará en Colombia para presentarse en Medellín y Bogotá los días 30 de abril y primero de mayo, respectivamente. Así habló con EL TIEMPO.
-El tema social está muy asociado a sus letras. De hecho, con muchos de sus clásicos demostró que esos temas también venden. ¿Por qué cree, entonces, que todavía en la industria se descartan esos contenidos tildándolos de que no son comerciales?
No lo sé. Quizás sea una decisión en la que influyen las disqueras. Las disqueras siempre buscaron promocionar música que no tuviese la capacidad de producir ningún tipo de rechazo, porque para ellos vender un disco era como vender una refrigeradora. Por eso están buscando canciones que no sean conflictivas, que puedan ser inmediatamente aceptadas porque no tienen ni causan fricción
-Sin embargo, su caso fue diferente.
Desde el primer disco, en 1967, fue muy clara la decisión; era un tiempo en el que había 15 dictaduras militares en Latinoamérica. Mi primer disco hablaba de Juan González, un guerrillero. No son cosas que tú como artista vas a presentar en tu primer álbum porque sabes que no te van a tocar en la radio. Y es algo que una disquera no quiere, porque su objetivo es vender el disco.

-Entonces, usted fue afortunado, porque grabó temas sociales y polémicos desde el principio, con el visto bueno de su disquera.
Lo que creo es que no se dieron cuenta. Acuérdate que yo grabo esto en Nueva York, en el 67, y algo como eso nunca se había hecho. No se pudieron meter en el asunto, porque se pusieron a oír la música, le apostaron al ritmo, no a lo que la letra pudiera decir en su contenido.

-¿Hubo tensión entre su profesión de abogado y la música en sus comienzos?
Mi familia, contrario a lo que han dicho por ahí -que no tienen la menor idea-, era de trabajadores. Mis padres no terminaron el primer ciclo de educación. Fueron gente que trabajó toda su vida. Mi abuela fue la única que terminó el primer ciclo cuando las mujeres en Panamá no iban ni a la escuela. Mis padres fueron músicos, pero sabían que era una carrera inestable y ellos querían que tuviera un título profesional, una vida mejor de la que pudieron ofrecerme. Así que en la casa era importante la educación y el resto fue natural. Al graduarme de secundaria empecé la universidad, en un momento en que esta era gratis. Fui el primero de la familia en graduarme.

-¿Y cómo saltó a la música?
En el 73, mi papá salió de Panamá, con toda la familia, por un problema que tuvo directamente con Noriega, que en ese tiempo era teniente coronel de la dictadura panameña.
Yo terminé mi trabajo de grado sobre reincidentes, hice mi tesis y apenas pasé el último examen me fui a Florida a reunirme con mi familia.
Allí, tratando de ayudarlos, conseguí un trabajo en el correo de Fania Records. Así empiezo mi carrera. La gente cree que porque soy abogado tengo una familia donde había mucha plata. Pero en mi familia nadie tenía plata, teníamos muchos sueños y el convencimiento de que íbamos a conseguir las cosas a través de nuestro esfuerzo y que las cosas no son imposibles, aunque uno crea que lo son.

Más adelante, cuando voy a Harvard, es porque creo que el proceso de educación no se termina nunca. Lo pagué de mi bolsillo. Y el otro año pienso ir a Columbia a obtener el doctorado en sociología.

-Volviendo al tema del concierto, ¿se sorprendió ante las votaciones del público cuando eligió su repertorio?
Absolutamente. Me sorprendió muchísimo que en los votos que dieron para escoger el material de la gira ‘El padre Antonio’ superó a ‘Pedro Navaja’. Eso me pareció sumamente interesante porque a pesar de que todo el mundo conoce ‘Pedro Navaja’, la gente votaba por piezas como ‘Decisiones’ o ‘Amor y control’. Me sorprendió porque eligieron temas que jamás entendí. Pero fue muy buena idea hacer la votación; si no, francamente, habría estado confundido sobre lo que iba a presentar.

– ¿Es usted de esos artistas que cuando no están de gira, ante el público, se sienten incompletos?
La gira tiene dos contenidos: uno es el económico. Después de los cinco años que estuve trabajando, tengo mis obligaciones que cumplir. Tuve que hacer acopio de fondos reservados para mi pensión. Quiero recuperar eso y acabo de hacer inversiones aquí, en Nueva York, tengo que conseguir fondos para enfrentar obligaciones e hipotecas. Eso es una parte. La otra tiene que ver con la reunión de los muchachos. Los muchachos de Son del Solar son socios en esta gira. No están siendo pagados por mí. Para ellos también es importante, porque estamos todos con la misma edad y es una oportunidad de subir al escenario, algo que no habrían hecho de otra forma. Todo esto, aparte del gusto de ver y mostrarnos ante el público.

-Siendo un salsero tan clásico, ¿le queda algo más que aportarle al género?
Como te decía anteriormente, el proceso de educación no termina y tampoco el proceso de la creatividad. No hay razón para que la creatividad se detenga. Creo que estoy escribiendo mejor que cuando empecé y tengo más claridad en los argumentos, más capacidad para editar las cosas. Uno va comprendiendo mejor su profesión en la medida en que la ejerce. Lo mismo en la banda, porque ya entendemos mejor lo que hacíamos, con la perspectiva que tenemos. Seguiré escribiendo en la medida en que tenga cosas que decir.

-En esa intención escribir, ¿se avecina algún texto autobiográfico?
Mi producción se cifra en el aspecto del testimonio. Pero, quizás habrá más reflexiones personales. No he sido una persona a la que le encante escribir de sí mismo. Difícilmente encuentras fotografías mías. No soy alguien que anda por ahí continuamente publicando, no tengo manager. Nunca tuve manager en mi vida que atendiera todas mis cosas. Pero es muy posible que ahora empiece a reflexionar más sobre estas cosas que sé o me han ocurrido.

-¿Entonces?
En realidad, trato de ser lo más honesto posible. Lo que voy a hacer ahora es empezar a conectar las canciones que he escrito a través de estos años, del 68 hasta ahora, para poder escribir un libreto sobre ‘Maestra Vida’ (se refiere a una ópera salsa, cuyas dos primeras partes ya ha presentado), porque todo está conectado. Todos los personajes de los que hablo en las canciones tienen que ver en una misma historia. Lógicamente, hay vacíos entre canción y canción, porque a través de los años, esperaba el momento para establecer esa conexión. En otro tiempo no tenía la madurez para saber hacia dónde iba la historia que había creado. Pero, a veces el personaje mismo te va diciendo por dónde ir. Ahora tengo que ver dónde están las conexiones. Eso me va a ocupar los próximos años.

¿Cuándo y dónde?
Medellín, 29 de abril. Plaza de Toros La Macarena. Bogotá primero de mayo, Coliseo El Campín.
Publicado el
LILIANA MARTÍNEZ POLO
CULTUR A Y ENTRETENIMIENTO
http://bogota.vive.in/musica/bogota/articulos_musica/abril2010/ARTICULO-WEB-NOTA_INTERIOR_VIVEIN-7610333.html

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: