Caudal de emociones emanó del Príncipe de la Salsa


EN SU PRIMER CONCIERTO EN NICARAGUA

Con el Teatro Nacional Rubén Darío colmado en su máxima capacidad, Luis Enrique vivió el triunfo de su regreso a los escenarios, esta vez desde su tierra natal, Nicaragua.

Tras una breve introducción que ubicó a los presentes en la carrera musical del Príncipe de la Salsa y luego de un preludio orquestal apareció el artista vestido totalmente de blanco. “Lo que es vivir”, “Desesperado” y “Compréndelo” fueron los primeros temas con los que se presentó, varios de los que le brindaron fama en los primeros años de su carrera.

Le puso adrenalina a su show invitando al público a acompañarlo gritando “arriba mi gente”. No podía dejar de sorprender con sus improvisaciones, es así que se alzó con frases como “que lindo ser recibido con este calor” y del mismo modo presentó a sus músicos.

Luego, al interpretar “Solo” aseguró que este es un tema muy importante para él, lo que también conjugó con el tema “Y pensar”.

Tanto cariño de su público lo conmovió hasta el llanto, el público lo ovacionaba y la emoción aumentaba. Ya un poco recuperado habló sobre su travesía en países ajenos, asegurando que nunca el cariño es igual al de su patria.

“Cada vez que vengo a mi país tengo mi lugar… duélale a quien le duela soy nicaragüense hasta que me muera”, fueron sus palabras y seguidamente cantó “Inocencia”.

Poco a poco fue entrando en calor y ya más cómodo se quitó el saco y las féminas empezaron a lanzarle piropos. Luis Enrique tomó su guitarra y enseguida se refirió a Salvador Cardenal. “No quiero que celebremos a Salvador con tristeza, vamos a darle un aplauso. Voy humildemente a hacerle un homenaje con un arreglo propio acompañado de alguien que acabo de conocer, Antón Jiménez y esto se llama ‘Mi Luna’”. Ambos apoderados de sus guitarras interpretaron la canción de ‘Boyoi’.

Luis Enrique sigue haciendo patria
Javier Poveda
Sus éxitos en las radios, premios internacionales, presentaciones, giras y el amor de su pueblo parecen ser la gran recompensa que el Príncipe de la Salsa goza actualmente. Su éxito es indudable.

Ahora al intérprete de “Yo no sé mañana” se le asignó otra responsabilidad: mejorar la imagen de Nicaragua en el exterior. Ese es el principal acuerdo suscrito con la Cámara Nacional de Turismo, Canatur, en la que Luis Enrique se comprometió a ser el vocero de las maravillas turísticas que hay en nuestro país.

Lucy Valenti, Presidenta de Canatur mencionó que el convenio firmado con el artista nicaragüense forma parte de una campaña para cambiar la imagen negativa que tiene Nicaragua en el exterior y atraer más turismo e inversión al país. Esto se logrará a través de la promoción y publicidad que Luis Enrique haga durante los eventos internacionales donde él participe. Además se grabará un spot promocional.

Luego de la firma de convenio, Canatur entregó un diploma nombrando a Luis Enrique promotor de turismo nacional y una placa nombrándolo Embajador de Canatur. Asimismo recibió una orquídea cultivada en Nicaragua. El multipremiado artista fue breve y conciso al decir que hará esta tarea con la mejor voluntad. Se sintió honrado y orgulloso de recibir el reconocimiento.

Fuente: elnuevodiario.com.ni

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: