Papá Humbertico y el hip hop en Cuba


Yusimi Rodriguez

A las disqueras cubanas no les interesa el hip hop.” Esa fue la afirmación de Humberto Joel Cabreras Santana, más conocido como Papá Humbertico dentro del hip hop cubano, cuando lo entrevisté la semana pasada en su estudio Real 70 Producciones. Este es un estudio armado con sus propios recursos y equipos rústicos en su propia casa, ubicada en el reparto Barreras del municipio Guanabacoa.

Papá Humbertico irrumpió en el hip hop cubano en el año 1999, a la edad de 16 años, siempre le había gustado la música de El General y Vico.C, luego empezó a escuchar música norteamericana y además tenía un primo que bailaba break dance. Escuchó hip hop cubano por primera vez en 1996, en un concierto del grupo Primera Base.

Pero al entrar en el hip hop, tropezó con la misma dificultad que enfrenta el resto de las raperas y raperos en Cuba: la falta de una disquera que produjera sus discos. En aquel momento la mayoría usaba backgrounds de música americana para hacer sus temas. Los músicos que les grababan los temas cobraban muy caro y en su mayoría no tenían que ver con el hip hop.

Papá Humbertico creó su propio estudio “Real 70 Producciones,” en su casa con equipos rústicos. Algunos los compró “por debajo del telón” y otros se los enviaron amigos desde el extranjero.

En el propio año 2001 grabó su primer disco “Hip hop de bajo costo.” A este siguieron “Denuncia Social” (2002), “Hip hop underground” ( 2003), “Pluma y micrófono” (2005), “Rap y activismo” (2006), Revolución dentro de la Revolución (2006), “Redención” (2008) y Luz (2009) con el Discípulo. También ha grabado cuatro volúmenes del disco Sonido turbio, con los grupos Anónimo Consejo, Hermanos de Causa, Explosión Suprema y otros.

En el documental Real 70, los demás raperos y raperas se refieren a su estudio Real 70 Producciones como la columna vertebral del hip hop underground cubano .

Son muchos los que graban aquí. Los que trabajan conmigo hace tiempo no tienen que pagarme, pueden venir a la hora que quieran. A los demás no les cobro caro, siempre un precio asequible.

En el 2000 la gente decía que el hip hop underground era el que tenía temas más sociales y no se fusionaba con otros géneros musicales, y que el hip hop comercial era el que se fusionaba con la salsa y tenía temas más ligeros…

Lo que determina que el hip hop sea underground no son los temas que traten las canciones ni que se fusione con otro tipo de música, sino el hecho de que no se comercializa, no se vende en las tiendas, el rapero no vive de su arte. En Cuba todo el hip hop es underground porque ninguna disquera graba un disco de hip hop.

Pero tú vives de tu música, de lo que haces en tu estudio…

Sí, pero no es oficial y yo tengo que buscarlo todo. Yo no he firmado contrato con ninguna disquera. A mí nadie me produce un disco; no soy conocido internacionalmente.

¿O sea que ser un rapero underground no es algo que se elige?

Claro que no. A lo que todo el mundo aspira es a hacer su música y comercializarla sin sacrificar el mensaje.

¿Entonces existe una contradicción entre mensaje y comercialización de la obra?

Sí. Por ejemplo, a mí algunas disqueras me han propuesto producirme un disco, pero tenía que cambiar cosas en las letras, quitar otras. Siempre he dicho que no.

¿Han sido disqueras nacionales o extranjeras?

Extranjeras.

O sea que has podido grabar con alguna disquera aunque sea extranjera.

Sí, Real 70 es un documental y un disco, producido por una disquera española, Mixer de Medios. Hemos hecho otros discos con disqueras de ese país. Compilaciones de varios raperos. Casi nunca un artista en solitario.

Aunque nunca se han visto en Cuba, los videos de los temas “El rap es guerra,” con Papá Humbertico, El discípulo, Anderson y los Aldeanos, y “A O” (los mismos raperos), estuvieron en los primeros lugares de las listas de popularidad en la televisiones de República Dominicana y Puerto Rico.

En diciembre del 2009, escuché la ponencia de Papá Humbertico dentro del Encuentro de Medios Digitales y Cultura organizado por la revista digital Esquife.

En contraste con algunos que opinan que hacer música con programas digitales no es arte, Papá Humbertico piensa que estos medios han posibilitado a los raperos no depender de las grandes disqueras para la producción de sus discos, pero además les han ayudado en la promoción de su música, ya que pueden colocar sus temas en Internet.

Pero la inmensa mayoría de las personas en Cuba no tiene acceso a Internet, y hay también un enorme número que ni siquiera posee una computadora. ¿Cómo acceden entonces estas personas a tu música?

La gente se pasa los discos de mano en mano en las peñas y los conciertos de hip hop que se hacen. Por ejemplo, he ido a Santiago de Cuba y encuentro a alguien que tiene un tema que grabé la semana anterior. Hasta los merolicos que venden discos de música en la calle tienen hip hop cubano.

Hace un rato me decías que a las disqueras cubanas no les interesa el rap, sin embargo en el 2005 escuchábamos constantemente por la radio y la televisión el tema “Di que no, que no,” del grupo Hoyo colorao. El video estuvo incluso nominado a los premios Lucas.

Esa gente no son raperos. Hicieron ese tema de rap, pero no son raperos. Fue una canción de compromiso, como la del otro (Baby Lores) que se hizo el tatuaje en el brazo y empezó a cantar la canción esa.

En el Encuentro sobre Medios Digitales y Cultura alguien mencionó que acababas de entrar en la Agencia Cubana del Rap y tú lo negaste de una forma que me pareció bastante enérgica. ¿Es que no te interesa pertenecer a esa Agencia?

Lo que pasa es que yo estoy incluido entre un grupo de raperos que la Asociación Hermanos Saíz le propuso a la Agencia para su ingreso, pero todavía el proceso no ha terminado. Se supone que eso es para profesionalizarnos. (Papá Humbertico me dibuja unas comillas en el aire con los dedos). A la vez que uno entra en la Agencia puede cobrar por las presentaciones que hace. Pero para mí solo es otra forma de tenernos controlados.

¿Por qué pones profesionalizar entre comillas?

Porque yo ya me considero profesional.

¿Al entrar en la Agencia Cubana del Rap no dejas de ser underground?

No, porque sigues sin tener un disco.

¿Por qué crees que la radio y la televisión promocionan mucho más el reggaetón que el hip hop, que apenas se ve en la televisión y casi no se escucha en la radio?

El reggaetón es música para divertir. Cuando oyes reggaetón no piensas. Eso es lo que le interesa al gobierno: alcohol y reggaetón.

¿No será que el género ha perdido terreno ante un ritmo que es más movido y que invita a la gente a bailar?

Siempre hemos estado en el mismo lugar. Antes del reggaetón era la salsa, pero nosotros estábamos ahí. Yo incluso diría que ahora tenemos más público que antes.

¿Qué crees de la imagen que da el reggaetón de las mujeres

Pésima, y es algo con lo que no estoy de acuerdo.

Sin embargo, cuando yo empecé a escuchar hip hop en el 2000 me parecía que era un género bastante machista. En el documental Real 70, pude apreciar que esa visión ha variado un poco.

¿A qué crees que se debe esto?

Madurez, supongo. Pero de todas formas las mujeres raperas siguen tirándole a los hombres y no se ocupan de otras cosas y otros problemas que tienen que son más importantes.

¿Cómo cuáles?

No sé… el medio ambiente, la represión, la falta de libertad… hay otras cosas que también están pasando.

Pero tú produces los discos de esas mujeres…

Bueno, sí… Con la que más trabajo es con Danay. No le cobro. También trabajo con Omega Kilay.

En el documental dijiste algo que me llamó la atención. Tú consideras que debe haber cambios en Cuba, pero siempre dentro del socialismo. ¿A qué te refieres?

A que haya socialismo de verdad, que se respeten las bases del socialismo. Lo que nosotros tenemos es una dictadura militar. José Martí decía que en un país el poder debía estar en manos de civiles, no de militares. Aquí se tiene a Martí como paradigma, pero se han olvidado de ese detalle.

Pero el hecho de que el poder esté en manos de civiles no garantiza que exista el socialismo ni que haya justicia.

Es verdad, pero yo he leído algo sobre el socialismo y no es lo que hay aquí. De todas formas a mí no me gusta la política; de hecho no soy un político.

Papá Humbertico fue también jugador de baloncesto a pesar de su pequeña estatura. Actualmente es miembro de la Logia Caballeros de Luz, a la que también perteneció nuestro Apóstol José Martí. Mi desconocimiento me hizo pensar que se trataba de una religión.

Es una hermandad, o fraternidad, como los Masones. El principio fundamental es creer en un ser supremo, ya sea Cristo, Alá, Obatalá. Pero en la logia no hablamos de religión ni de política porque esas fueron las primeras cosas que desunieron a los hombres.

Aquí interviene el amigo que me acompaña en esta segunda visita, y le dice que sin embargo sus temas son bastante políticos.

Es verdad, pero en la logia no hablamos de religión ni de políica.

Algo que no te había preguntado. ¿Por qué te dicen Papá Humbertico, tiene algo que ver con el hip hop?

Para nada. Es que así me dicen desde chiquito.

Fuente: havanatimes.org

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: