El Salsódromo es la nueva atracción de la Feria de Cali

Patricia Medrano>Latino/Cali
Una larguísima pista de baile de 1.170 metros. Para más señas, la más grande del mundo dedicada exclusivamente al ritmo de salsa.Graderías repletas de sombreros y gente eufórica brindando con aguardientico Blanco del Valle a lado y lado de la Autopista Suroriental. Dos mil coloridos bailarines de 20 escuelas caleñas de salsa, “tirando paso” con sus frenéticas coreografías y, como si fuera poco, las dos orquestas más queridas de la ciudad: Niche y Guayacán.
Así, entre carrozas, como la del homenaje a Celia Cruz, se prendió la 52 Feria de Cali con una original apuesta que, por segundo año, dejó muy claro que ya es el evento preferido de estos días de fiesta: ¡el Salsódromo!
“Oiga, mire, vea, véngase a Cali para que vea” se escucha en cada esquina de la capital mundial de la salsa, donde cada año, del 25 al 30 de diciembre, la ciudad se enloquece con la Feria y su tradicional cabalgata que este año se realizó el 26 de diciembre y que se resiste a morir a pesar de las críticas.
“Esto es cuestión de pandebono”, como dice la famosa canción Cali ají, pero también de chontaduro, de corridas de toros en la plaza de Cañaveralejo (en la que se realiza una de las ferias taurinas más importantes de América); de superconciertos de orquestas de salsa (el gran Eddie Palmieri, Gilberto Santarosa, Marc Anthony, Yuri Buenaventura, La Fuga, el Gran Combo de Puerto Rico, La Misma Gente, Canela, D´Caché, la Spanish Harlem de Nueva York, etc.); de encuentro de melómanos en el Parque de la Música, de folclor del Pacífico, desfiles de carnaval con los cabezudos personajes del Cali Viejo, de carros antiguos y de años viejos para despedir 2009 (Chávez y Uribe son de los preferidos para quemar la noche del 31); de fiesta en el populoso barrio Aguablanca, de pirotecnia y mujeres con curvas de infarto.
Gente venida de todas partes de Colombia y del extranjero inunda la tradicional Calle Quinta y se deja hipnotizar por el sabor y la brisa caleñas.
El alcalde Jorge Iván Ospina, lo dijo: “Esta Feria es una apuesta de identidad y un espacio para la convivencia y la diversidad, un canto a la vida”. Y a pesar del saldo parcial de un homicidio y 410 peleas por alicoramiento y de los consabidos atascos, esta feria ha sido pura alegría, una semana donde se desdibujan los abismos sociales y todos se vuelven iguales: gozones, salseros, pachangueros, sin olvidar que esta ciudad es ¡Mi Cali bello, Cali pachangero!

Fuente:     latinomadrid.com

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: