Rubén Blades también vuelve


By ELISEO CARDONA
La salsa tenía que morir después de Rubén Blades, el compositor y cantante que dio a esa expresión cultural una profundidad intelectual. Me lo recuerda mi padre cada vez que hablamos de eso que él prefiere llamar “música cubana con raíces en Nueva York”. Y con razón. Mi viejo es un coleccionista que defiende sus gustos musicales como otros se aferran a una ideología. Pero eso no le impide reconocer que la salsa es música derivativa de los géneros cubanos.
Blades siempre lo tuvo claro, y por eso en su reciente disco, Cantares del subdesarrollo, el panameño rinde tributo abierto a la tradición de la música popular de Cuba mediante el son, sin dejar de reconocer su deuda musical con Puerto Rico a través de tres figuras seminales: Ray Barretto, Ismael Rivera y Tite Curet Alonso. Son músicos que le dieron carácter a su arte, le señalaron buenos caminos artísticos y aplaudieron su éxito.
El doble tributo, además, es la callada manera que tiene Blades de mostrar que los salseros le deben mucho a los cubanos, pero también que los cubanos le deben a los salseros. La música cubana también le pertenece a quienes estudian y difunden su tradición, aunque no hayan nacido en la isla.
“La música popular cubana se convirtió en una lingua franca para muchos en el Caribe y Latinoamérica”, dice Blades vía email. “A mí me parece que su grandeza está justamente en su universalidad, a la que han contribuido otros”.
Blades ha vuelto a girar, felizmente, tras cinco años como ministro de Turismo en Panamá, un cargo que le permitió “aprender sobre política desde la política misma”. Todos vuelven, la gira que lo trae al James L. Knight Center de Miami el sábado 21, y que celebra el 25to. aniversario de Buscando América, lo reúne con los integrantes de la estupenda Seis del Solar, para mi gusto la mejor banda que ha tenido el panameño.
Es una banda neoyorquina que nació a mediados de los 80, cuando Blades se mostraba más sabio en su arte y más aguzado en los negocios. Había firmado con el sello Elektra, con el que se tomó toda la libertad creativa para acercar su visión de la música salsera al jazz, al rock, a las tendencias modernas de la música caribeña.
Blades ponía distancia así de su experiencia con el sello Fania, con el que grabó obras maestras (Siembra, Canciones del solar de los aburridos, Maestra vida), pero le dio más de un dolor de cabeza en ese laberinto de los derechos autorales.
“Creo que todos, absolutamente todos, debemos aprender sobre el negocio e integrar ese aprendizaje al trabajo de la creación. No hay otra manera”, dice el compositor. “Una cosa no excluye a la otra”.
Blades es heredero del gran Curet Alonso, el maestro que dotó a la salsa de imaginación, historia, ingenio y, sobre todo, contundencia poética. Uno escucha a ambos y aprecia de inmediato en esas canciones el triunfo de la palabra a través de ideas intelectuales que no desmerece eso que los reggaetoneros llaman “la cultura urbana”; es decir, lo popular, lo callejero.
Eso explica que Siembra, que el año pasado cumplió 30 años, todavía resuena con la fuerza de una obra adelantada a su tiempo. Es, posiblemente, el primer disco que honra la cultura del disco como obra de arte.
Cantares del subdesarrollo, que muestra la riqueza de la sencillez del son cubano, retoma la cuerda de éste y Maestra vida, la salsa como narrativa literaria. Tiene el encanto de sus mejores discos, esos que grabó en los años 70 y que aportaron a lo mejor de la década: el tropicalismo brasileño, el nuevo tango argentino, el rock de los Beatles, la salsa neoyorquina.
“Cantares lo grabé en mi casa de Los Angeles y casi todo lo hice yo; quería que tuviera el espíritu de la música que se escucha en un barrio de cualquier pueblo en Latinoamérica, donde uno se reúne con los amigos a cantar, a echarse cuentos, a celebrar la vida”, dice Blades.
“Lo que me interesa es que el trabajo sea consecuente con lo que soy, alguien que disfruta escribir y aprender de la vida haciéndolo”.
Hace poco, Blades se presentó con el dúo Calle 13 en la ceremonia de entrega de los Grammy Latinos, algo que lo entusiasmó ya que le permite aprender de otras generaciones. Nada nuevo para un artista que ha realizado también colaboraciones con bandas de rock (Son Miserables, Los Fabullosos Cadillacs).
En su página, rubenblades.com, el panameño se ha dedicado a repasar su obra, mostrando los detalles de su creación, contando anécdotas, respondiendo las mil y una preguntas de sus seguidores. Uno le escucha y aumenta el aprecio por su trabajo. Los verdaderos creadores muestran que su mejor arma es el encanto. •
‘Todos vuelven’, concierto de Rubén Blades y los Seis del Solar. Artista invitado: Luis Enrique. Sábado 21 de noviembre, 8 p.m. James L. Knight Center, 400 SE 2nd Ave.

Fuente: elnuevoherald.com

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: