Gilberto Santa Rosa, caballero en su salsa


Le llaman el Caballero de la Salsa y no es por gusto. Con elegancia, Gilberto Santa Rosa ha llevado el ritmo y el romance a grandes escenarios como el Carnegie Hall en Nueva York y el Palau de la Música en Barcelona. El cantante puertorriqueño, conocido sobre todo por su habilidad para la improvisación en el soneo, tiene un porte y una presencia escénica que dice aprendió de leyendas como Tito Rodríguez, Roberto Ledesma y Lucho Gatica.
“Eran como una estirpe. Había muchos factores envueltos: calidad en la música y en la interpretación y, sobre todo, la elegancia con que se conducían”, recuerda Santa Rosa en entrevista telefónica desde San Juan sobre las cualidades de esos intérpretes, que revivirá una vez más cuando se presente mañana sábado en la American Airlines Arena del downtown de Miami.
Es éste un concierto histórico en una ciudad y ante un público que le ha sido fiel antes en clubes y en teatros y que le “ha aceptado prácticamente todo”. Acompañado de una orquesta formada por 22 músicos, Santa Rosa cantará en un escenario en medio de la inmensa Arena y podrá ser visto desde todos los ángulos, característica por la que ha titulado a su show 360 grados.
“Es un reto mayor para el artista porque tiene que estar en movimiento todo el tiempo, pero todo el mundo tiene la misma visibilidad, el espacio se torna más íntimo y el sonido, más completo y fuerte”, destaca Santa Rosa, que está celebrando más de tres décadas de carrera.
“Cumplo 33 años como cantante, aunque parezca que tengo 17 y me sienta de 10”, bromea el intérprete recalcando que disfruta mucho lo que hace. “Cuando era pequeñito y escuchaba a los cantantes decir que si hubieran nacido de nuevo, hubieran vuelto a vivir de la misma manera, yo decía: `¡Qué cursi!’, pero ahora digo que es verdad”.
Nacido en Santurce, y criado en Carolina, Santa Rosa comenzó a cantar en la escuela cuando tenía “seis o siete años” a dúo con otro amigo. “Cantábamos canciones de adultos, de vellonera [vitrola]. Nos llevaban de invitados a programas escolares y los maestros se nos quedaban mirando”, recuerda.
A los 14 años, Santa Rosa tuvo la oportunidad de grabar un disco con los mejores músicos profesionales de entonces. “Yo era un novato pero pude hacerlo gracias a mi maestro y mentor, Mario Ortiz”, recuerda el cantante, que después continuó haciendo de todo: jingles y grabaciones para otros intérpretes, hasta que dio un primer viaje a Nueva York en 1978 que recuerda fue definitorio porque pudo palpar “un ambiente musical increíble”.
Luego estuvo dos años con la orquesta de Willie Rosario hasta que formó su propia banda. Los años 90 marcaron un giro que se extiende hasta hoy. Su álbum Punto de vista (Sony), que incluía el clásico Vivir sin ella, de Omar Alfano, fue Disco de Platino. Con la misma compañía que sigue hasta hoy grabó otro gran éxito, Perdóname, de Jorge Luis Piloto.
“Soy un dinosaurio amistoso”, bromea Santa Rosa, que entonces marcó su ruta de cantante tropical con un toque romántico muy fuerte.
Cuando se le pide su definición de un cantante, pensando en la tan famosa que ofrece Héctor Lavoe en el tema El cantante, Santa Rosa comenta: “Tengo una idea que he ido desarrollando con el tiempo. Oigo a algunos cantantes que hablan de sí mismos en tercera persona, pero yo sólo canto”, dice tratando de restar solemnidad al papel.
“Los cantantes somos dramáticos; esta carrera es dura, pero también lo es la de un carpintero o un albañil”, acepta. “Las vivencias son las que le dan sabor a tu interpretación”.
Padre de cuatro hijos adultos, Santa Rosa no tiene aún nietos porque dice “estar tomando pastillas para evitarlos y le está yendo muy bien”, dice bromeando una vez más.
“Fui un padre consentidor porque era muy joven”, recuerda. Hoy tres de sus hijos trabajan con él y lo acompañan a ratos en un estilo de vida que incluye “dormir poquito”. “Si te levantas tarde el día se te va”, comenta Santa Rosa, que se confiesa también muy terco.
“Cuando me dicen que no, ahí voy con más fuerza”, se anima a describirse.
Por otra parte, reconoce que no le gustan los estudios de grabación porque “es muy vago”, pero ya prepara su próximo disco, que incluirá duetos con otros artistas y, en cuanto al género, habrá de todo en la gama de lo tropical y lo romántico. •
Gilberto Santa Rosa en concierto ‘360 grados’, sábado 12 de septiembre, 8 p.m., American Airlines Arena, 1-800-745-3000.

Fuente: elnuevoherald.com

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: