Salsa a orillas del Sena: París vive la fiebre Latina


Los faros alumbran cuerpos danzantes de modo que se ven resplandecientes. Las bailarinas giran haciendo piruetas de la mano de sus compañeros, las parejas mueven armoniosamente las caderas al compás. París vive la fiebre de la salsa, y este verano más que nunca.
A las orillas del Sena, en los parques, en las barcas y en las discotecas se baila al son de este ritmo cubano: un-dos-tres, un-dos- tres. El paso básico es muy fácil, pero se tarda cierto tiempo hasta que los europeos logran seguir el ritmo de esta música latina. El que lo haya conseguido, ya no podrá parar y bailará hasta que el cuerpo aguante, hasta que le salgan las primeras ampollas en los pies.
“¡Qué bien que estén todos aquí! ¡No se olviden la donación para la gasolina!”, grita el discjockey Thomas al micrófono y sube el volumen. El ritmo sale disparado de los altavoces, suena a sol, playa y cócteles de ron. La música llega a las piernas y enseguida la pista de baile está llena de parejas que se mecen y dan vueltas al son de la música.
Es una cálida noche de verano, París está sumergida en una agradable luz nocturna. Quien se asome por el puente del Sena hacia la orilla izquierda podrá divisar las siluetas de Notre Dame y de la Torre Eiffel envueltas en un cielo rojizo. Los bailarines de salsa se encuentran ahora en una pequeña plaza, frente al Instituto del Mundo Árabe, cada noche de verano y siempre que no llueva. Cuando las barcas de turistas, conocidas como “bateaux mouge”, pasan cerca, lanzan su luz anaranjada hacia el grupo de gente.
“Todo empezó hace un par de años, con un grupo que bailaba al aire libre en las orillas del Sena”, explica Thomas. De vez en cuando alguien se quejaba del ruido, venía la policía y echaba a los bailarines.
Pero desde el pasado otoño existe una institución que organiza estas veladas de baile en el Sena. Además de la explanada de 300 metros cuadrados existen cuatro pequeños anfiteatros donde se danza tango, rock o folclore bretón.
“Hoy en día París ha comprendido que esto forma parte del atractivo de la ciudad”, dice Thomas. En algunos fines de semana llegan más de 1.000 personas amantes de la salsa. La mayoría viene de París y sus alrededores y de vez en cuando se juntan algunos turistas. Thomas aspira a exportar esta idea hacia otras grandes ciudades. Berlín ya está hablando con amigos que planean algo parecido.
Fabrice se desplaza por la pista de baile y al son de la música recoge dinero. “Una donación para los generadores”, dice, y se mueve elegantemente a través de la masa de gente. Varios DJs se turnan entre semana. Ellos mismos transportan las instalaciones y los altavoces, montan y desmontan el escenario. A veces se corta la electricidad o se traban los CDs, pero los bailarines se lo toman con calma.
Hasta que oscurece las superficies de césped cercanas a la pista de baile están cubiertas con mantas para hacer picnic. Es fantástico, cada uno trae algo y el ambiente es genial”, suspira Leslie.
“Hace un par de años todos bailaban música cubana. Ahora prefieren más el estilo de Nueva York o de Los Ángeles”, comenta Thomas y cambia la música hacia un tono más de jazz. Los bailarines se adaptan a las nuevas melodías. En vez de dar vueltas, danzan sobre una línea imaginaria, de ahí proviene el estilo inglés llamado “line dancing”. Los franceses lo llaman también “porto”, aunque no proviene de Puerto Rico sino de los cubanos exiliados en Estados Unidos.
Lo característico de este estilo es que la mujer da vueltas alrededor de sí misma, se acaricia el pelo y las caderas con las manos y gira las piernas de manera un tanto complicada. “Hay mucho show en este tipo de baile, pero si no se exagera, es muy sensual”, comenta Claire observando a las parejas.
Para las mujeres es más fácil aprender salsa. Una vez han interiorizado los pasos básicos pueden bailar figuras bien complicadas. “Para nosotros es mucho más difícil pedirle a alguien que baile cuando todavía no está muy seguro de los pasos”, se queja David.
En los últimos años los cursos de salsa en París han ganado cada vez más adeptos. Algunos son muy académicos y los profesores cuelgan espejos en las paredes, otros tienen lugar en bares y discotecas. “Con las veladas de salsa no se puede ganar mucho dinero, los bailarines no beben mucho”, se queja el propietario de un bar. Después del primer mojito muchos renuncian a más cócteles para no marearse mientras bailan.
Además de la salsa, se han impuesto otro tipo de bailes latinoamericanos. El más apreciado es la bachata, procedente de la República Dominicana. La pareja se mueve dando dos cortos pasos de lado, se balancea un poquito moviendo la cadera y se gira en la dirección contraria. Lo que para los principiantes pueda parecer monótono y un poco ridículo se convierte para los ya profesionales en un sensual juego de caderas y piernas.
También existe la caravana de salsa a través de los parques parisinos. Cada domingo por la tarde los DJs montan los altavoces sobre el césped. A través del Facebook y la propaganda boca a boca rápidamente corre la voz de dónde y cuándo se baila. Al igual que a las orillas del Sena, se forma un enorme campamento, los grupos se mezclan entre sí, se ofrece macedonia de frutas o pasteles caseros. “Lo más hermoso es que todos bailan entre sí”, explica Elodie.
A últimas horas del atardecer aún se forma un gran círculo de parejas que bailan la “Rueda de Casino”. Uno de los bailarines grita el nombre de la figura que todas las parejas deben bailar al mismo tiempo. Cuando dice dame”, se cambia de pareja en dirección a las agujas del reloj. Con la última cadencia, las bailarinas se lanzan con ímpetu hacia atrás. Los bailarines deberán recibirlas. La música va enmudeciendo, los DJs guardan los altavoces y quien todavía no se da por satisfecho, se desplaza a las orillas del Sena.

Fuente: elpais.cr

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: